El terrorismo de la izquierda

Por: Javier Alejandro Hernandez Correa
Twitter: @JaviPekerman

La izquierda es violenta contra el pueblo y sus instituciones, por eso yo pienso similar al presidente fundador del partido político Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez, cuando dijo el 2 de junio de 2005, “esto no puede calificarse como un conflicto armado, sino como una amenaza terrorista” pero la izquierda en su inversión revolucionaria tergiversó las cosas y manipularon la información para que la humanidad crea que el presidente en ese entonces desconocía el conflicto armado.
La Senadora María Fernanda Cabal siempre ha dicho las cosas como son, por eso no se debe romantizar el terrorismo, porque en ese tiempo la calificación de conflicto armado, ennoblece la lucha, le da algo de legitimidad al terrorismo y eso no lo podemos permitir, debemos llamar las cosas por su nombre, y lo que quiere la izquierda es la combinación de todas las formas de lucha, si no logran las cosas infiltrados en las instituciones, ejercen violencia para debilitar las instituciones y la organización del estado.
La izquierda desorganiza el estado, luego actúan desde adentro de las instituciones para adoctrinar y abuzar del poder para hacerle daño a los que defienden la democracia y luchan contra el terrorismo. Es cierto que la toma terrorista urbana en Colombia el 21 de noviembre de 2019 fue el inicio del actuar de la izquierda toxica, pero luego llegó la pandemia, las dos cosas fueron fundamentales para el aumento de la pobreza en Colombia,
En el año 2020 siguieron con sus actos terroristas y crearon colectivos urbanos asesorados por chavistas y miembros de la dictadura cubana, expertos en hacer que el pueblo dependa de los líderes de la izquierda y no de su talento, pero esto es relativo por que hubo talento pagado, personas talentosas en destruir quienes recibían aproximadamente $70.000 COP diarios para dañar la propiedad pública y privada. se repite lo mismo que en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, pero ahora desde la guerra urbana, atacan al pueblo, a los trabajadores, a los comerciantes, a los pequeños y medianos empresarios y a las instituciones.
Reconocemos que la pobreza causada por el terrorismo urbano y la pandemia es un problema muy grande, reconocemos la problemática de tener un 48% de la población colombiana viviendo en pobreza es algo por lo que hay que trabajar para que esta cifra disminuya.
Colombia debe concentrarse en políticas publicas para reducir la pobreza como: los incentivos al empleo formal, la confianza inversionista que genera la seguridad y la reducción de tramites para la creación de empresas formales en Colombia, la senadora María Fernanda Cabal propone; facilidades para que los pequeños y medianos empresarios puedan acceder al crédito por entidades financieras formales, ya que esto combatiría las mafias del gota a gota, porque es más importante incentivar el talento para generar riqueza y no hacer que las personas dependan de un subsidio o de los políticos.
Latinoamérica esta luchando contra dos dictaduras, de Venezuela y Cuba, esto afecta directamente a Colombia, porque están utilizando el narcotráfico y los recursos que no invierten en su pueblo, para financiar la expansión del comunismo en los países que conservan la democracia, las dictaduras están financiando el terrorismo urbano en países como Chile y Colombia, desestabilizan la economía, e impulsan campañas de políticos que les ayudan a expandir el comunismo.
Por último, la izquierda quiere acabar con la empresa privada, lo cual es una ideología completamente errada, cuando usted le pregunta a un trabajador informal o a un pequeño empresario con su empresa unipersonal ¿Cuál es la utilidad de su negocio? La mayoría responde que le queda menos de un salario mínimo de utilidad, para sus gastos personales y familiares. Por esto es importante apoyar a las empresas que generan empleos formales para disminuir la pobreza en Colombia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.