Indicadores de corrupción en Colombia

Según la organización Transparencia internacional, en un estudio presentado en enero de 2021 para calificar los niveles de corrupción de 180 países del año 2020, Colombia obtiene una calificación de 39 puntos sobre 100 donde 0 significa corrupción muy elevada y 100 ausencia de corrupción.

 

Colombia está ubicada en el puesto 92 entre 180 países, en este caso Colombia recibe el mismo puntaje de Ecuador 39/100 y se ubica por debajo de Uruguay cuyo puntaje fue 71/100, Chile 67/100 y argentina 42/100. Brasil y Perú se encuentran con un índice de corrupción mas elevada que Colombia con un puntaje de 38/100.

 

La precandidata presidencial María Fernanda Cabal hace un pequeño resumen de los casos de corrupción en Colombia como Foncolpulertos donde inventaron trabajadores y pensiones a gente que no existía entre 1974 y 1985, Reficar donde el sindicato de izquierda hizo trampas para retrasar la obra y convenció a los trabajadores a no esforzarse para conservar sus empleos, entre otros casos.

 

“Uno puede decir que hay corrupción voluntaria, cuando la persona quiere robar, hay una corrupción extorsiva cuando hay una complicidad para robar, hay una corrupción sectorial con el contrabando tradicional y el contrabando técnico que arruina el empleo, hay una corrupción político-administrativa que yo te nombro, tú robas y repartimos, hay una corrupción judicial como lo dice el talmud, desgraciada la generación cuyos jueces merecen ser juzgados”.

Puntualizó la precandidata presidencial en el foro del partido Centro democrático en Santa Marta realizado el sábado 23 de octubre de 2021

 

Se recuerda la corrupción de Bogotá con 12 años de izquierda con Lucho garzón y sus planes maestros ineficientes, luego Samuel Moreno, que junto a los Nule no pudieron construir el Transmilenio por la 26 y el deprimido de la 94 por el escandalo del carrusel de la contratación y hay comenzó Emilio Tapia, la corrupción continuó en la alcaldía de Gustavo Petro, donde le quito los contratos al sector privado de las basuras y empeoró el servicio, trajo carros de basura chatarra, adicionalmente el escandalo de las motos de juguete que le entregó a la policía que nunca pudieron operar.

 

Aunque Bogotá tuvo un respiro con enrique Peñalosa, con Claudia López volvió la corrupción, con pinturita en Medellín, con Jorge Iván en Cali y Caicedo en Magdalena, por eso dicen que la izquierda jamás reconocerá la corrupción de ellos.

A continuación, la intervención de la precandidata presidencial y actual senadora Maria Fernanda Cabal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *