UN CAFÉ AMARGO

Caficultores colombianos, cada vez más cerca de la quiebra gracias al Paro Nacional

El sustento de 540.000 familias cafeteras del país se encuentra en riesgo gracias a las consecuencias nefastas de las manifestaciones que vive el país desde el 28 de abril. Gracias a los bloqueos y los actos vandálicos promovidos por la izquierda y los sindicatos del país, la industria cafetera se enfrenta a la crisis de no poder exportar su producto, en el marco de un alza en los precios internacionales y uno de los mejores momentos del mercado para el producto insignia de la economía agrícola nacional.

El gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros —Roberto Vélez sostuvo en días pasados que recibió mensajes de clientes extranjeros de nuestro café, anunciando que cambiaran el producto colombiano por otros mercados debido al incumplimiento en las entregas a los clientes internacionales.

“La industria irá sacando gradualmente el café colombiano y estamos perdiendo el nombre y la fama de nuestro producto en el mercado”, expresó Vélez.

Décadas de esfuerzo de la federación y sus asociados en captar clientes internacionales con la premisa de la producción del mejor café de mundo, están a punto de irse al traste gracias a la estrategia que decidió usar la izquierda del país para llegar al poder, tal y como lo reconoció uno de los dirigentes del sindicato de profesores públicos FECODE. El Paro Nacional que han promovido por más de 40 días tiene como finalidad la desestabilización social del país, sin importar quienes sufran las consecuencias económicas de esta ruin estrategia.

El desgobierno del presidente Duque parece un cómplice silencioso de la situación, pues las protestas que impiden las exportaciones del país nunca debieron permitirse, y debió ser la fuerza pública la que, de manera contundente, hiciera cumplir la ley y la constitución. No se entiende que mientras la izquierda puede destruir día a día la economía de la nación, el presidente impávido decida negociar pliegos imposibles de cumplir con aquellos que están destruyendo, con el paso de los días, todos los sectores del país.

Que amargo trago están soportando nuestros caficultores, orgullo de toda la nación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.