La nueva bajeza de Daniel Quintero

De la fábrica de bajezas que tiene montada el señor Daniel Quintero, no sabemos si con su propio peculio o con el dinero de los contribuyentes, salió otra vil producción, de su autoría, por la vía del twitter que dice:

https://twitter.com/QuinteroCalle/status/1321120240634384388?s=20

Para su información, la idea de la revocatoria no nació de la “clase corrupta”, como usted afirma, pues esa clase ya está comprometida con Usted. Unos, porque los vinculó a su equipo de gobierno, a ellos a sus parientes o amigos, a pesar de que durante su campaña prometió escoger los más capacitados, a través de una firma especializada en selección de ejecutivos. Y, a otros, simplemente los sobornó con puestos o contratos. La famosa “mermelada” a la cual es tan adicto su antiguo jefe Juan Manuel Santos.

La revocatoria se la ha ganado Usted mismo, a pulso, ignorando la Junta de EPM porque sabía que no aprobaría sus planes de politización de EPM y de paralización del proyecto energético de Hidroituango. Se la ha ganado por su odio de clases, exacerbado cuando le hizo campaña para la Presidencia al guerrillero comunista Gustavo Petro, lo ha condicionado a atacar al empresariado antioqueño, a la ingeniería paisa y, en general, a una sociedad a la cual Usted le ha faltado al respeto.

Como lo hace de nuevo, escudado en las redes sociales, asociándonos a todos con Pablo Escobar. Aunque, si miramos bien, está usted está más cerca de dicho criminal, aunque pretenda ignorarlo. ¿No fue, acaso, el socio de su jefe y candidato Petro, cuando Escobar y el M-19 planearon incendiar el Palacio de Justicia y asesinar a toda la Corte Suprema?

La revocatoria, aunque quiera ignorarlo, no le pertenece a ningún grupo político. Somos miles de profesionales, estudiantes, empleados, amas de casa, obreros, comerciantes, pensionados, gentes buenas de esta tierra, criadas en hogares tradicionales donde recibimos valores éticos y morales que usted desconoce y desprecia, los que ahora trabajamos de forma espontánea para corregir los entuertos que usted y su mediocre equipo van dejando a su paso.

No estamos de acuerdo con el aumento de la burocracia en el Municipio y en EPM, para repartir puestos entre sus amigotes y familiares.

No estamos de acuerdo con importar centenares de funcionarios de Bogotá, Venezuela, etc. a sabiendas de que sobran en la ciudad excelentes candidatos con las más diversas profesiones.

No estamos de acuerdo con la adjudicación de compras “a dedo” a empresas de papel y sin trayectoria como proveedores, para favorecer a los de su “rosca”.

No estamos de acuerdo con el despilfarro de dineros públicos en la mejora de su imagen, pues usted no fue elegido para que se haga campaña presidencial sino para servir a la ciudad.

No estamos de acuerdo con las presiones indebidas a los gerentes de las entidades descentralizadas del Municipio para que le nombren sus candidatos, como lo hizo en Ruta N.

No estamos de acuerdo con el derroche del erario en francachelas y promociones con los de la LGTBI,  cuando lo que debería promocionar es la defensa de la familia y de los valores tradicionales del pueblo antioqueño.

No estamos de acuerdo con su política filocomunista para favorecer todas las protestas violentas, la importación de médicos cubanos o los proyectos para entregar la terminación de Hidroituango a los chinos.

No estamos de acuerdo con su gestión de la pandemia que ha condenado al hambre a miles de ciudadanos que perdieron su trabajo y a la quiebra a multitud de pequeños y medianos empresarios, mientras el contagio llega a niveles alarmantes.

No estamos de acuerdo con los enormes perjuicios financieros que su irresponsabilidad y la del Gerente de EPM, que no está preparado ni para gerenciar un parqueadero, le han causado a EPM y al proyecto Hidroituango.

No estamos de acuerdo con la improvisación, ni con la inoportunidad, de la alocada amenaza de demanda a los contratistas de Hidroituango, que pone en peligro su terminación en el tiempo previsto y coloca al borde de la bancarrota a EPM.

Lo de “acosadores” francamente no lo entendí, pues el único que ha sido acusado de acoso y de haber ofrecido dinero a una cadena radial para que no se hablase del tema, ha sido usted mismo. ¿Será que lo traicionó el “subteniente”?

Tampoco se refiera a nosotros, los ciudadanos, como “viudos de poder”, pues no hemos vivido de la política, como sí lo ha hecho usted, que ha pasado por varias manos, como “pandequeso maluco”, y ahora quiere congraciarse con todos (Gustavo Petro, César Gaviria, Juan Manuel Santos, Vargas Lleras, Luis Pérez Gutiérrez por ejemplo) dándoles cuotas en su fatídico gobierno.

Si escogimos la vía de la revocatoria es porque nosotros sí somos demócratas y por eso apelamos a los instrumentos que nos brinda la Constitución para cambiar al alcalde cuando no satisfaga nuestras aspiraciones. O, ¿es que ese derecho también nos lo quiere irrespetar?

Si perteneciéramos a su calaña, saldríamos, como lo hacía usted antes de ser alcalde, encapuchado y acompañado de vándalos y criminales, a protestar violentamente, a arrojar bombas “molotov”, a causar daños a la infraestructura urbana y a los vehículos y a atentar contra los derechos fundamentales de los ciudadanos a la movilización y al trabajo. No, nosotros no somos como Usted ¡gracias a Dios!

Por Luis Alfonso García Carmona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.