Miguel Ángel del Río Malo puede perder su tarjeta de abogado por esta falta

En el año 2015, el empresario Carlos Merckx Olarte Cipriani denunció ante la Fiscalía General de la Nación haber sido víctima de los delitos de estafa, falsedad en documento privado y fraude procesal. El crimen ocurrió en el marco de un negocio de telecomunicaciones. Efectivamente, el señor Olarte, su hermana Carolina y su socio Orlando Palacios Sotelo pusieron en venta el 51% de las acciones de la empresa System Network S.A. Una compañía denominada Tier 1 Communications, manifestó interés de comprar el paquete accionario por la suma de poco más de $1.9 millones de dólares, de los cuales solamente se pagaron $100 mil.

Sin que aún se hubiera pagado el saldo que se le adeudaba a Olarte, los señores de Tier 1 Communications realizó lo que al parecer fue una venta ficticia, utilizando documentos falsos gracias a los cuales traspasó las acciones a un nuevo grupo de personas lideradas por Daniel  Mendoza, Jorge Alberto Montejo Buitrago y Francisco Rozo Guzmán. Toda la operación se realizó sin que a los accionistas originales (Carlos y Carolina Olarte y Orlando Palacios), les pagaran el dinero que se les adeudaba, es decir $1.850.000 dólares.

En la denuncia presentada por Olarte Cipriani ante la Fiscalía, se lee que “los denunciados han obtenido un provecho ilícito… pues con artificios fraudulentos, lo han despojado [a Olarte] de su empresa…”.

En 2018, el empresario Carlos Merckx Olarte Cipriani contrató los servicios profesionales del abogado Miguel Ángel del Río Malo para que ejerciera su representación en ese proceso. A través de un poder formalizado el 17 de agosto de aquel año, del Río asumió la vocería del empresario estafado.

Siendo abogado de Olarte en un proceso en el que Daniel Mendoza es denunciado por estafa agravada, Miguel Ángel del Río Malo éticamente estaba impedido para asumir como abogado de Mendoza, así sea en un proceso diferente.

Aquello, por supuesto, es un acto de deslealtad con el empresario Olarte Cipriani quien ante aquella realidad, remitió una comunicación a la Fiscalía despojando a del Río Malo del poder que ostentaba y alertando sobre la situación.

En la carta, el empresario aseguró que Miguel Ángel del Río Malo “ha incurrido en una serie de faltas antijurídicas, afectando con su conducta derechos e intereses en mi calidad de víctima al no obrar con lealtad y honradez en el desarrollo de su labor; al no atender con celosa diligencia los encargos comprometidos. Al no respetar y cumplir las disposiciones legales que establecen incompatibilidades para el ejercicio de la profesión, al no informarme las relaciones de amistad e interés que tenía en la presente investigación con la parte contraria…”.

Uno de los aspectos que mayor indignación despertó en el empresario Olarte fue el hecho de que Miguel Ángel del Río “asesorara y representara de manera simultánea a quienes tenemos intereses contrapuestos en la presente investigación, es decir, a mí como denunciante y al señor Daniel Emilio Mendoza Leal, uno de los aquí denunciados, del cual se pretendía la imposición de una sanción penal, al atentar contra bienes jurídicos protegidos por la norma penal, de quien el abogado Miguel Ángel del Río Malo, se ha manifestado como un defensor vehemente de sus intereses a través de medios de comunicación y diferentes redes sociales”.

Este es un nuevo ejemplo de la forma cuestionable como ejerce el derecho el polémico abogado quien ha sido señalado de interceder a favor de las contrapartes de sus clientes.

Habrá que esperar a que el Consejo de la Judicatura evalúe esta situación y tome una determinación de esta evidente falta disciplinaria del defensor de Mendoza Leal.

 

Fuente: El Expediente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.