Incertidumbre se apodera de Ibagué

Se dijo y se advirtió, ahora tras finalizar la celebración de los electos y la resaca de quienes se quemaron, la atención de la ciudadanía se centra en estar pendiente de los prometido en campaña.

 

En general se especula si lo que prometieron los candidatos en campaña a partir de ahora serán una realidad e igualmente los menos optimistas, normalmente aquellos que “perdieron su voto” presagian que los nuevos mandatarios, como en la mayoría de los eventos, se dedicarán a robar y en general a recuperar a toda costa, los dineros invertidos en sus respectivas campañas.

 

En el caso particular de Ibagué la incertidumbre es mayor, pues aún se mantiene vigente el recuerdo del descarado desfalco de los juegos nacionales y se suma la incertidumbre con Hurtado.

 

Rsulta de especial importancia aterrizar cuál es el escenario que podría enfrentar la ciudad musical en punto de la estabilidad, o no, tanto del alcalde Andrés Fabián Hurtado como del candidato que ocupó el segundo lugar en los comicios y de quien se sabe, al conocer su derrota, dijo aceptar la curul que por ministerio de la ley le permite ser concejal.

 

Pese a que son distintos los delitos por los cuales están siendo procesados el electo y el concejal, nos permitimos analizar lo que se viene bajo la misma lente, diremos entonces, que tanto el futuro alcalde, como el ex director de La Cariñosa, hoy afrontan juicios criminales como autores de delitos dolosos a saber Peculado por Uso, Ocultamiento, Alteración o Destrucción de Elemento Material Probatorio, para el primero, mientras que el segundo, “famoso” por escudar en el ejercicio de la libertad de prensa las falacias a las cuales acostumbró a su audiencia, responde por los delitos de injuria y de calumnia en concurso agravadas. En ambos expedientes las penas pueden llegar a superar los 6 años de prisión, e incluso, para el hoy alcalde electo el límite máximo llega a los 12 años como sanción penal.

 

Los dos procesos hoy se encuentran en etapa de juicio, Hurtado está citado ya para afrontar audiencia preparatoria y Correa antes de terminar este año tendrá que asistir a la diligencia de traslado de acusación en aplicación del procedimiento penal abreviado previsto por la Ley 1826 de 2017, lo que permite inferir que antes de Semana Santa por la contundencia de las pruebas que tiene en su poder la Fiscalía General de la Nación, tanto el alcalde hoy electo de Ibagué como el concejal de los quinientos mil jefes, serán sentenciados penalmente. Circunstancia que obligará para el caso de la alcaldía, a convocar a nuevas elecciones al sobrevenir como falta absoluta de interdicción judicial según el artículo 98 de la Ley 136 de 1994 la inhabilidad que prevé a su vez el artículo 95 de la misma codificación, situación que en atención al mandato que señalan los artículos 61 y 104 de la ley en comento, imponen al señor gobernador de turno, destituir del cargo en este caso con ocasión de la condena penal al señor Andrés Fabián Hurtado, como alcalde municipal. La misma suerte correrá el populista microfonero Correa quien tendrá que ceder su curul de manera definitiva en el cabildo.

 

Se vale precisar eso sí, que antes de los comicios obligados a propósito de las sendas condenas penales que se avecinan, para el caso de la alcaldía, le compete al señor gobernador designar a partir de la terna que le allegue el partido o movimiento del elegido a remplazar, pues la falta absoluta al tenor de lo que sobre el tema señala el artículo 314 de la Constitución Política se presenta cuando aún faltan más de dieciocho (18) meses para la culminación del mandato popular.

 

Si la justicia, como debe ser, decide en derecho, la ciudad musical promediando el próximo año, además de celebrar el acostumbrado y reconocido festival folclórico, repetirá nueva jornada democrática para elegir alcalde, en este caso ya sin la participación de los hoy cuestionados Andrés Fabián Hurtado y Rubén Darío Correa para que los ibaguereños ejerzan nuevamente su derecho al sufragio y en libertad con la mano en el corazón le den un giro a la suerte de Ibagué y entonces decidan por el nombre del mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *