Diálogo, reconocimiento y Paz Social

Por: Benedicto Truman.

El diálogo directo con Presidencia, la invitación a la Gran Conversación Nacional, el reconocimiento a través de una política de Protección de los líderes sociales y defensores de Derechos Humanos y declaraciones anteriores de la ministra Gutiérrez en orden a encarar la pluralidad cultural y la riqueza étnica de la nación por medio del diálogo con los indígenas son manifestaciones del talante democrático del gobierno que ha sabido agenciar a través de metodologías de entendimiento político y la puesta en práctica de políticas públicas, los conflictos sociales que recorren al país. Estos conflictos apuntan a una etapa de pacificación en la que la violencia como instrumento de gestión política ha dado lugar a las voces de protesta sin armas y a la aparición de otro número de actores delincuenciales que atacan la democracia.

No se logra terminar de entender como varios analistas del acontecer nacional mal interpretan ─llevados a un extremo por sus posiciones políticas─ los trágicos acontecimientos recientes de asesinatos a líderes sociales por los carteles mexicanos de la droga y los accidentes que en medio de las protestas acabaron con la vida de ciudadanos en pie de lucha, endilgando vehementemente la culpa a un gobierno que sigue dando muestras del compromiso para que hayan espacios de expresión en los que la pluralidad de la nación intervenga en los asuntos socio políticos y participen en la construcción del estado-nación y de su desarrollo. Aquello es una muestra de querer andar sobre los registros de la paz social a través del reconocimiento de los sujetos políticos vulnerados valiéndose de la metodología del diálogo.

Uno de los actores políticos de las manifestaciones de protesta del Paro Nacional y que desde hace meses son actores del diálogo con el gobierno son los indígenas. Todavía tenemos en la mente los hechos atroces en los que una lideresa y su escolta fueron asesinados en el Cauca a tiro de fusil mientras viajaban en una camioneta de la Unidad Nacional de Protección por defender la soberanía de sus territorios ancestrales atravesándosele a los intereses de los señores de la droga. Los líderes sociales e indígenas son el blanco de los narcotraficantes y claman al gobierno por condiciones de seguridad que les permite defender sus derechos y preservar su vida.

En el día Internacional de los Derechos Humanos, el presidente y su ministra de la política sientan posición para proteger a los líderes y entronizarlos como actores del diálogo y desde Cartagena lanzan la Política de Protección Integral y Garantías para Líderes que pretende impulsar el Plan de Acción (PAO) con el que se ha buscado proteger la vida de líderes sociales y defensores indígenas. En el gobierno Duque se registró una disminución del 38% en la cifra de los defensores de D.D.H.H. asesinados pasando de 119 a 74 y se diseñó una Ruta Única de Atención Territorial para departamentos con situaciones críticas como Córdoba, Norte de Santander, Antioquia, Valle, Nariño, Cauca y Caquetá.

El gobierno ha elaborado una hoja de ruta que se mueve sobre varios ejes: el fortalecimiento de los liderazgos, la adecuación institucional de las medidas de protección con un enfoque de género y desde una perspectiva étnica y diferencial, y la lucha contra la impunidad y recuperación de la memoria histórica. Todo ello acompañado del apalancamiento a la protección de la vida que por medio de la Unidad Nacional de Protección protege a 4795 líderes sociales. Todo esto significa construir las condiciones para que los líderes tengan el peso y la seguridad requeridos para ser agentes legítimos del diálogo y aquello contribuya a fortalecer a la paz social por medio del diálogo y el respeto a la vida y a los derechos humanos.

El presidente Duque y la ministra Gutiérrez dan un paso adelante en la construcción del diálogo reconociendo y protegiendo a los líderes sociales. Colombia necesita unas políticas públicas adecuadas que fortalezcan la presencia de un Estado fuerte. Trabajar para proteger a los defensores de derechos humanos es una estrategia para contribuir a la construcción de una paz social en la que los conflictos sean sólo cuestión de agencia política pacífica, de armas discursivas, de tácticas creativas y culturales y no apelando al recurso de la violencia por las armas.

Le puede interesar: La ministra Nancy Patricia Gutiérrez entregó 40 vehículos a la policía en Antioquia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *