CAR: de la interinidad a la elección política.

La reciente declinación de las aspiraciones reeleccionistas de Néstor Franco, luego de presentar su nombre para la próxima vigencia contrariando anteriores declaraciones en las que aceptaba no hacerlo por haber cumplido satisfactoriamente su misión, ponen a la Corporación Autónoma Regional a salvo de quedar en estado de interinidad en caso de que el actual director fuese reelecto.

Y aunque en el video difundido en redes, a un día de la importantísima decisión que tiene por objetivo seleccionar al nuevo director de la CAR,   Franco hace a un lado su nombre y asegura que saldrá victorioso en la decisión de segunda instancia que ratificaría o anularía la destitución e inhabilidad para ejercer cargos públicos que por diez años le impuso la Procuraduría por los retrasos y sobrecostos de la PTARII, lo cierto es que todo parece indicar que el ente de control disciplinario está pronto a pronunciar una decisión en su contra. Blanco es y gallina lo pone, Franco prefirió guardar sus apoyos para soportar a su candidato Fernando Sanabria.

Y es que mientras millones de colombianos claman en las calles por un mejor medio ambiente que para su administración necesita de las mayores calidades científicas, la elección de la CAR parece estar rondada por los intereses políticos. De la posible interinidad de la corporación descartada por el retiro de Franco a los manejos políticos que la pretenden a la CAR. Nos salvamos de un peligro, pero parece que otro viene reforzado por las jugadas expuestas de un anterior.

Uno de los más sonados para suceder a Franco es Fernando Sanabria, él mismo ficha del primero y Alfred Ballesteros, quien hace cuatro años ayudó a elegir a Franco. Ya contamos con prueba documentada de los desaciertos de Franco como para no hacer visible sus intenciones de elegirse en cuerpo ajeno y saber qué esperar. Además a Sanabria le pesan cuestionamientos judiciales por su relación con el narcotráfico de la mano de Pedro Orejas por el que intercedió para la devolución de una licencia de funcionamiento de una empresa de seguridad. Política, política, política y al parecer poco criterio técnico-gerencial.

Franco audazmente ha sabido dimitir a tiempo para darle aires a Sanabria, nadie se puede tragar el cuento completo de que sus intenciones de no reelegirse estén ausentes de unos cálculos más profundos y que a todas luce no vengan con la intención de darle un empujón a su pupilo, sumándole los votos que podrían estar soportando al propio Franco.

Otro de los nombres de quien se puede acusar un carácter de intervención política es Cesar Carrillo. A Carrillo se la tachado recientemente de querer hacerse con los votos de algunos electores ofreciendo sobornos, información que aún no ha sido confirmada ni negada completamente. Es acusado de intervenir indebidamente en política puesto que participó en la promoción de un aspirante al Concejo de Bogotá por el Centro Democrático. Carrillo es ficha política tanto del actual gobernador de Cundinamarca Jorge Rey como de su sucesor Nicolás García.

La CAR está cercada por sendos intereses políticos. Por un lado Ballesteros y Franco empujando a Sanabria, por el otro Rey y García impulsando a Carrillo. Dos de los tres más sonados están untados de política y acusaciones judiciales. Suena fuertemente en los corredores del edificio de la CAR y con posibilidades de victoria el nombre de Carlos Bello. Este ingeniero ambiental ha construido una carrera en toda clase de instituciones relacionadas con la administración del medioambiente y los recursos naturales, y tiene en su haber la gestión de varios proyectos en la Dirección de Evaluación, Seguimiento y Control Ambiental como el Centro de Monitoreo de Fauna Silvestre y su participación en la construcción de PESCAR y BOCHICAR. Pese a que no reporta ningún interés político que lo ronde si lo persiguen ciertas investigaciones judiciales en torno a una demanda de alimentos que tiene lugar en pleno de su proceso de divorcio.

Descartada la interinidad, quedan las pretensiones políticas rondando a dos de los más opcionados, y allende la experiencia técnica de uno de ellos persisten las acusaciones de un doloroso proceso familiar que ha llegado hasta los estrados judiciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *