Everth Hawkins y Masco Bent Williams: la mancha blanca del mar de los siete colores.

Por: Benedicto Truman.

Nubarrones oscuros podrían estar ‹ad portas› de cernirse y formar una tormenta sobre el balneario por excelencia de los colombianos si Everth Hawkins Sjogreen consigue hacerse a las riendas gubernamentales de los destinos de los pobladores del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Una tempestad polvorosa dejaría a su paso una mancha blanca, con apariencia de escama de pescado y con un fuerte olor a acetona en el mar de los siete colores. El polvo blanco de las manos sucias podría estar cerca de ensuciar, si los isleños no bien informados así lo deciden con su voto, la transparencia cristalina del bello mar caribeño.

Las manos sucias de coca están empujando la candidatura de Hawkins. El cuestionado alcalde de Providencia Bernardo ‹‹Masco›› Bent Williams apoya la candidatura del aspirante a la gobernación que ve a la seguridad como un problema urgente de tratar. Pero, ¿cómo combatir la inseguridad y violencia del archipiélago si uno de los principales flagelos que la promueven es sostenido por uno de los apoyos de Everth? Toda una contradicción irresoluble que parece remitir a las sentencias de la palabrería politiquera de quien lleva años rodando por secretarías de los gobiernos de turno, y ahora aparece con un discurso de cambio.

Siendo Masco quien está detrás de Hawkins resulta altamente difícil combatir la violencia e inseguridad si se analiza el historial del alcalde. Masco fue señalado por el entonces Departamento Administrativo de Seguridad DAS de ser uno de los dueños de un cargamento de cocaína. Al parecer, por allá en 2006, tras un accidente de tránsito en la isla los narcotraficantes perdieron un cargamento del alcaloide que era transportado en uno de los vehículos. Relatan que aquella escena era digna de titularse ‹‹Alicia en la isla de las maravillas cocaleras››: un tapiz blanco se formó en plena vía pública y varios transeúntes huyeron, cuan tesoro encontrado, con varios paquetes de cocaína. Es literal, eso de que la isla y sus calles ya se han manchado de porquería blanca.

El mismo DAS concluyo tras 500 horas de grabaciones telefónicas e indagatorias a los involucrados que el actual alcalde de Providencia y su hermano Benjamín montaron un operativo para recuperar el cargamento. Por consideraciones de vicios de forma en el proceso judicial, un fiscal delegado ante el Tribunal Superior de Cartagena dejo en blanco a los hermanos sucios y a tres personas más y todos pudieron respirar en libertad la cálida briza isleña. Sin embargo, uno de los capturados tras ese suceso, enfrenta hoy juicio en el Distrito de Columbia en los Estados Unidos por manufactura, distribución y posesión de cocaína.

Al parecer varios de los bienes que poseen los integrantes de la familia Bent Williams, incluido el alcalde, provienen de dineros apestados de acetona, petróleo y cocaína. Según informes de la Fiscalía los hermanos tienen proceso abierto por extinción de dominio desde septiembre de 2007 y en estado de etapa probatoria desde 2013.

Según la Sociedad de activos Especiales SAE, cual administra los bienes de la Dirección Nacional de Estupefacientes DNE, en sus bases reposan datos con los nombres de los hermanos Bent Williams como poseedores de 10 inmuebles entre los que están establecimientos y locales comerciales, embarcaciones, casas, centros empresariales y sociedades activas y en liquidación. Esa misma entidad aplicó extinción de dominio a algunos de sus bienes porque ni el alcalde ni sus hermanos Byron, Benjamin y Luciana pudieron ofrecer pruebas de que aquellos fueron adquiridos con dineros bien habidos.

Seguramente el combate contra la inseguridad, la violencia y el narcotráfico que azotan a la isla no puede ser resuelto con estas alianzas y menos cuando a Masco se le apunta de ser una figura que produce temor a la población y es señalado desde 2008 como parte de una nueva generación de ovejas negras. Algunos en Providencia hasta llegan a reconocer al alcalde como un hombre intimidante y altivo.

La política y las movidas electorales isleñas han venido manchadas desde hace varios períodos como lo demuestran las capturas de anteriores gobernadores. Los Housni por ejemplo fueron apoyo del propio Masco. Hawkins parece empeñado en seguir manchando el destino de los sanandresanos con estas alianzas ‹‹non sanctas››. Pero ahora quiere manchar a San Andrés con el polvo blanco y los dineros cocaleros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *