Lo que esconde María Jimena Duzán

Por Jan Mora

María Ximena o María Jimena o cómo se llame este personaje que su papá no tenía apellido Duzán, ni ella creció en una familia Duzán y que no se sabe si su apellido es con una s o con dos. Su arribismo se parece al de Coronell, que no se sabe si debe aceptarse como un Coronel, hijo de un provinciano araucano que nunca se sintió judío o si se debe aceptar justo con dos LL, o si se debe aceptar que eso es parte del oficio.

Ella no es Duzán, ni su papá era Duzán. Ella era un apellido menos sonoro y su figura nunca habría destellado si no es por que Jaime Bateman, el Lider que fundó el M 19, descubre que sus tetas eran de concurso.

Ella era una periodista más o menos desafortunada en lo físico y tenía un busto provocativo para el máximo jefe del M19, Jaime Bateman, quien logró seducir a más de una periodista que veía en los guerrilleros, algo así como una reencarnación del Che Guevara o del cura Camilo Torres que despertaron la libido de muchas mujeres latinoamericanas.

Su hermana fue asesinada por intentar suplantar la autoría de un informe investigativo de Semana que se llamaba “El dossier paramilitar”, el cual denunciaba los pasos de un cartel de Medellín aliado con lo más lumpesco de la sociedad y que pretendía someter al Estado y ella en un efecto suplantador se fue a Barranca hacer gala de su capacidad de denuncia y a reclamar la autoría y la mataron.

Su postura hoy, es contra las personas que son importantes en cargos que ella hubiera querido ejercer. Su rasero no es ético, sino político.

Su periodismo, está cargado de la amargura que le producen las mujeres exitosas. Y por eso la ha vivido contra la Ministra de Transporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *