Macías muestra los dientes

A las pujas que se viven en el interior del Centro Democrático, el partido de gobierno, por cuenta de que el ala radical no comparte ciertos nombramientos del presidente Iván Duque o de que algunos uribistas se sienten más papistas que el papa, o se creen los dueños del presidente, se suma otro enfrentamiento que cada vez es menos soterrado, el que decidió emprender el Presidente del Senado, Ernesto Macías contra la directora del partido, Nubia Stella Martínez.

El hecho de que Nubia Stella Martínez haya sido escogida por el expresidente Álvaro Uribe para dirigir su partido por ser precisamente una de las personas más cercanas al expresidente ha despertado una especie de celos en algunos dirigentes que se sienten con más derechos. Y sumado este hecho a que mediáticamente ella ha tenido la fortuna de ser descrita como la cabeza del partido más disciplinado del país, no ha dejado muy tranquilos a quienes quisieran tener más protagonismo o sienten que a ella le regalaron esta vitrina.

En esa categoría parece estar ubicado el senador Macías, quien es un hombre más bien de bajo perfil y en los medios incluso se discute su idoneidad, por lo menos académica. Por el contrario Martínez tiene una hoja de vida brillante en la que se destacan su amplia experiencia en el sector público y privado. Fue consejera presidencial, Superintendente de Industria y Comercio, y asesora en temas de desarrollo institucional y gestión de la Gobernación del Atlántico. También ha sido directora de la oficina regional de Proexport en Barranquilla.

Pero dónde está la razón de este rifirrafe que quiere montar el Presidente del Senado contra Nubia Estela. La cuestión es que ella es hoy la responsable de una de las tareas más complejas de su partido, la de evitar que los corruptos, los oportunistas, los lagartos y los incompetentes se le cuelen al Centro Democrático como candidatos en las próximas elecciones regionales.

Y Macías justamente se quiere convertir en el animal político que pone candidatos en las regiones más vulnerables, que son las que son más proclives a las prácticas politiqueras y clientelistas. Caquetá, Huila y los llanos orientales son el objetivo del Presidente del Senado que no oculta sus ánimos de convertirse en el cacique regional de esa zona, para lo cual ha empezado a apoyar candidatos con hojas de vidas cuestionadas.

El enfrentamiento con Nubia Estela Martínez radica en que ella es quien tiene una responsabilidad mayúscula en esta coyuntura. Ni más ni menos es la encargada de autorizar todos los avales de un partido al que, por el momento que se atraviesa, todos quisieran pertenecer.

Su experiencia laboral en actividades como la búsqueda y selección de ejecutivos en cargos de primer y segundo nivel ha hecho que el expresidente Uribe principalmente la considere completamente apta para asumir esta dirección ejecutiva y ayudar a escoger candidatos en los municipios y departamentos. “Nuestra directora del Centro Democrático, es transparente, tiene toda la decencia en las relaciones humanas, en la discrepancia, y nunca se le ocurriría pasar de los argumentos al insulto” ha dicho Uribe en defensa de Nubia Estela.

El Presidente del Senado por su parte no es muy bien recordado y todavía algunos parlamentarios lo ven como el que le carga la maleta a la senadora María del Rosario Guerra, o como el comunity manager del expresidente Uribe. Pero Nubia Estela no debe subestimar que su tarea puede ser subvertida por los politiqueros y corruptos regionales que no vacilarán en buscar a Macías para que los apadrine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *