Los pájaros le tiran a las escopetas en Yopal

En la ciudad de Yopal, capital del Departamento de Casanare, se ha vivido una crisis de desgobierno y de inestabilidad política que llegó a su máximo nivel cuando se produjo la destitución del alcalde titular de ese municipio Jhon Jairo Torres, conocido como John Calzones, quien había sido investigado por enriquecimiento ilícito y lavado de activos, pero finalmente fue condenado por urbanizador pirata.

Después de la salida de Jhon Calzones fue designada por el Gobernador de Casanare, Alirio Barrera, la señora Zoila Rosa Angulo, con un claro interés por mantener a una persona que fuera cuota de Torres, ya que ella se ha caracterizado por ser una de las más cercanas a su actividad política.

Desde noviembre de 2017 cuando se llevaron a cabo unas elecciones atípicas en Yopal, fue elegido Leonardo Puentes, un candidato alternativo impulsado por la alianza del Partido Verde, Compromiso Ciudadano y el Polo Democrático.

Desde sus épocas de concejal, Leonardo Puentes, se destacó por emprender una decidida lucha contra la corrupción en el municipio, particularmente abanderó la demanda por las irregularidades que se habían cometido cuando se creó CEIBA, empresa comercial e industrial del estado, incluso anunció en su campaña que si era necesario acabaría con este empresa.

En su lucha, contra la corrupción de la administración de Jhon Calzones, decidió cambiar a la gerente de la empresa, quien de inmediato entabló denuncias por tráfico de influencias, prevaricato y otros delitos, los cuales por una aparatoso ejercicio de la Fiscalía termina por ser llamado a juicio por un juez de otro municipio de Casanare. No ha dejado de resultar extraño que el fiscal se haya ido para Támara, un municipio de los más pequeños del Departamento.

Desde un comienzo, Calzones y su grupo político, juraron hacerle la guerra al alcalde Leonardo Puentes, ya que era claro que se atravesaría en sus negocios y en sus actividades en las que los recursos públicos eran manejados con interés privados. Fue así como hace unos meses se le capturó por haberse negado a desalojar cerca de 500 familias que habían tomado posesión de un lote del municipio.

Según la versión de la Fiscalía de Yopal sobre el alcalde pesan denuncias por tráfico de influencias y por celebración indebida de contratos. Pero los yopaleños se preguntan por qué el Fiscal no acudió al juzgado de Yopal y debió irse a un pueblo de menor relevancia en la vida del Departamento.

Lo irónico de esta decisión judicial es que Leonardo Puentes ha dejado una huella en la lucha contra la corrupción y es quien termina acusado de corrupción. Pero en Yopal se sabe que este alcalde logró meter en cintura al grupo de Jhon Calzones y desmontar muchas de las acciones iniciadas por el antecesor preso por urbanizador pirata y por lavado de activos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *