Néstor Humberto, un Gran Patriota

Para el gobierno de los Estados Unidos el Fiscal saliente Néstor Humberto Martínez es un gran patriota. Según esta versión que se maneja en los altos círculos diplomáticos americanos hace mucho rato no se veía alguien que enfrentara la mafia con el valor que lo hizo Martínez. Para los altos funcionarios de la embajada su actividad en la lucha frontal contra el narcotráfico es equivalente a la que libró en su momento el exministro asesinado por Pablo Escobar, Rodrigo Lara Bonilla.

Por esta razón los funcionarios norteamericanos no ahorran comentarios en los que se destaca la labor del Fiscal saliente y prácticamente no existe conversación privada en la que no lo consideran incluso como uno de los mejores aliados de los norteamericanos. Emoción que es compartida por muchos parlamentarios republicanos que se muestran preocupados por el incremento de las hectáreas cultivadas con coca durante los últimos años.

En este contexto el embajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker, se pronunció a través de su cuenta de Twitter con un trino que dice “el Fiscal General Martínez y su vice fiscal, María Paulina Riveros, son grandes patriotas que promovieron el estado de derecho en Colombia y abogaron por nuestra vibrante y productiva cooperación judicial bilateral”. En otro trino dijo que “Su servicio a Colombia y a la justicia ha tenido un impacto duradero y es apreciado por Estados Unidos”.

La misión diplomática norteamericana considera que es deplorable la renuncia del fiscal Néstor Humberto Martínez porque es evidente que no será fácil encontrar alguien que tenga el valor de enfrentar hoy con tanto valor a las mafias. Martínez se había granjeado el respeto de las autoridades antidrogas de ese país y después de su renuncia tras las controvertidas decisiones en la Jurisdicción Especial para la Paz sobre Jesús Santrich, existe una profunda preocupación por el destino de la lucha antidrogas.

Sin embargo, el cuerpo diplomático hasta ahora ha mantenido la prudencia y no se ha pronunciado específicamente respecto de la decisión de no extraditar al exintegrante de las Farc, requerido por Estados Unidos, específicamente por una corte de Nueva York, por delitos de narcotráfico y conspiración. Fue esta la razón que llevó a Martínez a anunciar su dimisión del cargo la semana pasado con el argumento de que: “mi conciencia y mi devoción por el estado de derecho me lo impiden (liberar al líder rebelde Jesús Santrich), por ello he presentado renuncia irrevocable a mi cargo de fiscal general de la nación”.

Es reconocida ampliamente la labor de Martínez Neira por sus posiciones respecto de la necesidad de retomar el uso del glifosato para combatir los narcocultivos, ante el fracaso de la erradicación manual y voluntaria. Otro de los temas que valoran los norteamericanos fue la postura frente al dinero no entregado por las FARC, cuyo origen es el tráfico de estupefacientes. Finalmente las objeciones a la JEP, aunque no han sido muy explícitos los norteamericanos, era otra batalla significativa que había librado Martínez Neira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *