Simón no tiene nada de bobito

Cada vez son más las dudas sobre si efectivamente Simón Gaviria recibió cerca de 4 millones de dólares provenientes de Odebrecht. Ya es una especie de lugar común en los salones del Congreso de la República o en las oficinas del Departamento Nacional de Planeación y los runrunes en este sentido son cada día más frecuentes. En los mentideros de la Procuraduría y la Contraloría y hasta en la propia Casa de Nariño ha cogido fuerza algo que hace rato tomo su propia dinámica en las redes sociales y en algunos círculos de poder que no deja de merodear en los medios de comunicación, un escándalo que está por estallar según el cual el hijo del expresidente liberal César Gaviria Trujillo, habría recibido casi 4 millones de dólares de la empresa Odebrecht.

La versión que aparece recurrentemente como un fantasma sostiene que a Simón Gaviria, le habrían entregado esos dineros para manejar la campaña presidencial reeleccionista del exmandatario Juan Manuel Santos. Esta movida comenzó, según la periodista María Jimena Dussan, cuando a Esteban Moreno, empresario caleño cercano Simón Gaviria, uno de los gerentes para la campaña de 2014 del Partido Liberal al Congreso, cuando César Gaviria era el jefe del partido, le entregaron esa suma de dinero para salvar la campaña que se encontraba en serios problemas.

La denuncia tomo mucha más fuerza cuando los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe Vélez enviaron una carta al Fiscal pidiendo que se investiguen esas insinuaciones. En su carta, los expresidentes le piden al Fiscal investigar si es cierto que el lunes 9 de junio de 2014 se le entregaron a la campaña de Juan Manuel Santos a través de Logistics Soluciones Integrales S.A.S., empresa de propiedad de Esteban Moreno, cerca de 4.000 millones de pesos para la segunda vuelta, y si posteriormente se saldaron, en 2015, 3.920 millones de pesos de deudas pendientes en 8 contratos de 490 millones de pesos cada uno, en los meses de marzo, abril, junio, agosto, septiembre, octubre y noviembre de ese año.

Por su parte, en su columna ¿Pacto de silencio? María Jimena Dussan dice que “Luego de escuchar la explosiva entrevista que le dio a La W el expresidente César Gaviria, queda claro que su trasteo para las toldas uribistas no es solo porque ande pensando en sus negocios de gas ni porque quiera colocar a su hijo Simón en la fila india de aspirantes presidenciales para 2022. (…) es evidente que detrás de ese acto de oportunismo político hay también un afán por echarle tierra a un episodio sucedido en agosto 28 de 2017 que desde entonces lo atormenta”, en clara alusión al dinero de Odebrecht y a los dineros que reforzaron la campaña de Juan Manuel Santos.

Según la periodista la política de Gaviria, en plena campaña presidencial, cuando el liberalismo adhirió a la campaña de Iván Duque, estaría relacionada con la denuncia de la supuesta entrada de dineros irregulares a la campaña de Santos en 2014 que los expresidentes Pastrana y Uribe le presentaron al fiscal Néstor Humberto Martínez. La periodista indica que dicha movida del liberalismo durante las elecciones estaría motivada por el interés de que esa investigación no llegue a puerto. En la misma columna, la periodista cuestionó el trabajo de la Fiscalía frente a las investigaciones por el escándalo de Odebrecht.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *