Sandra Gómez Arias la maldición de la salud docente

Luego de un año nuevamente la Fiscalía General de Nación destapa la olla y Sandra Gómez Arias, quien fue presidenta de Fiduprevisora y ahora representa a Findeter vuelve al ojo del huracán por un incremento patrimonial no justificado en más de 29 inmuebles, adjudicados a sus familiares y a los de la actual vicepresidenta de la entidad encargada del sector salud de los maestros del país, Diana Porras Luna.

En el mes de abril de este año el ente acusador citó a una diligencia a Gómez y ésta no compareció, por lo que es cuestionable que luego de manejar en Fiduprevisora una licitación de 5,27 billones de pesos, los cuales debían ser destinados para la prestación del servicio de salud de los educadores, posiblemente se habría quedado en su bolsillo y en los de sus testaferros Adriana Gómez Arias, hermana de Sandra Gómez y su hija.

Lo lamentable de todo esto, no es que la embarguen o congelen sus bienes y cuentas bancarias, sino que cerca de 350 mil profesores han perdido el derecho a la salud, cuya situación se ha vuelto tormentosa para ellos por años, pues esa cuantiosa suma de dinero que estuvo en manos de Gómez para agilizar los contratos y adelantar las licitaciones que estarían paralizadas desde 2016, se quedaron ahí, en el olvido, mientras esta señora adquiría desaforadamente bienes que pese a no estar a su nombre, están firmados por sus familiares.

Quizás Sandra Gómez Arias, aplica a su hermana e hija el mismo ácido que arrojó a los docentes, dejando a un lado su culpabilidad y callando como suele hacerlo en cada escándalo en el que se ve involucrada, siendo este el tercer proceso judicial en su contra.

Lo cierto es que, Gómez dejó quebrado el fondo de Fiduprevisora y esta entidad no pudo cumplir con el pago de la unión temporal con Medicol Salud, que atiende a más de 140 mil docentes de Bogotá y Cundinamarca, por lo que se le embargó al Fondo de Prestaciones Sociales del Magisterio, la cantidad de 17.000 millones de pesos.

Lo más alarmante es que estas sociedades prestan el servicio de salud a los profesores de todo el país, quienes se han visto seriamente afectado por la culpa de una sola persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *