Leonidas Gómez, la burocracia hecha hombre

En víspera de las próximas elecciones de 2019, en las cuales se elegirán alcaldes y gobernadores, muchos son los nombres que están haciendo ruido de una forma estruendosa en departamentos como Santander, sin embargo esos nombres por muy populachos que parezcan tienen una hoja de vida bastante pesada, como es el caso del exsenador por el Polo Democrático, Leonidas Gómez.

Hablar de Leonidas Gómez es hablar de populismo y del barato, ya que su discurso basado en la anticorrupción no lo hace especial, pues ¿En campaña quién no ha ido contra ella? La broma es que de verdad puedan ser un fiel ejemplo y él no lo es, pues cerró el pico en el Congreso frente al presunto caso de corrupción conocido como Vitalogic, en el que está comprometido un hijo del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández Suárez, quien es su amigo de confianza, así como también prefirió no discutir la poca ejecución del Plan de Desarrollo Municipal. ¿Sus intereses políticos están por encima del bienestar colectivo? Juzgue Usted.

El asunto es que Gómez-Gómez como también es conocido este político de cuarta, no ha incurrido en el delito de manera directa, pero si ha usado sus influencias para mover a sus peones a su antojo y colocarlos en cargos políticos de esa localidad, sólo por mero agradecimiento y para facilitar su tan ansiada llegada a la Gobernación de Santander, por la cual dejó el área de negocios para exprimir los recursos del Estado.

Ese dicho de que una mano lava a la otra y las dos lavan la cara, cae a la perfección entre este par, Gómez y Hernández Suárez, pues sus colaboradores y asesores personales llegaron a ocupar dentro de la alcaldía vacantes en la Administración Central, en el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga con Carlos Fernando Sotomonte, por mencionar algunas, quienes desde allí han ayudado a Leonidas a conseguir votos, que lo llevaron en esa oportunidad a calentar una silla dentro del Senado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *