Andrés Guerra Hoyos, el peor prospecto del Centro Democrático

Así como Andrés Guerra Hoyos no se cansa de estar en la boca de todos, todos no se cansan de hablar una y otra vez de sus alocadas experiencias fraudulentas, las cuales desde sus inicios han estado envueltas en uno y otro escándalo, que no sólo en esta oportunidad manchan su nombre (porque para su familia es una raya más para el tigre) sino el de todo un partido político, como lo es el Centro Democrático, que en los últimos procesos electorales ha logrado grandes hazañas, hasta la actual presidencia de Iván Duque.

Lo cierto es que al parecer el señor del sombrero que ha recorrido toda Antioquia a costillas del dinero del pueblo, sigue estando al frente del CD, tolda que debería “darle de baja”, por simple ética moral.

Sin embargo, aún no han tomado esa decisión, pese a que ya la Procuraduría General de la Nación abrió una investigación preliminar en contra del polémico concejal Bernardo Alejandro Guerra, hermano del aspirante a la gobernación del departamento antioqueño y quien junto a la Contralora General de Medellín, Patricia Bonilla y el Gerente de Telemedellín, Cristian Cartagena, habrían lucrado al Cartel “Guerra” con contratos ilícitos cuyos recursos han salido del estado para familiares del concejal, violando así el régimen de inhabilidades previsto en la ley.

¿Cómo aspira el CD ganar credibilidad en Antioquia si tiene a un corrupto en sus filas? Esa es la pregunta que todos se hacen, porque es muy absurdo pensar que si un precandidato a la máxima representación antioqueña, como Andrés Guerra Hoyos es capaz de robar a todo un departamento, si de robar, o violentar, como mejor parezca, pueda siquiera pretender sentarse en la gran silla de Antioquia, porque si sólo en los últimos años Telemedellín le suscribió cinco contratos por medio de la Fundación “Sembremos País”, por un monto valorado en 73 millones de pesos, estando al frente de la Gobernación se convertirá en un delincuente cuello blanco y con bolsillos repletos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *