Andrés Guerra Hoyos y su doble moral

El precandidato por el Centro Democrático a la Gobernación de Antioquia, Andrés Guerra Hoyos, ha agarrado la mala maña de estar inmiscuido en diversos escándalos, quizás como una maniobra para sobresalir, en víspera de las elecciones de 2019, hacerse el “popular” y aspirar a la máxima representación del departamento con bombos y platillos, bailando al son de la canción que le dedicara a través de un tuit John Jairo Velásquez alias “Popeye”, quien fue un asesino a sueldo del conocido narcotrafiante Pablo Escobar.

Definitivamente, Guerra Hoyos es todo un personaje y durante toda su vida ha estado envuelto en clandestinidades, que hoy día se han convertido en un secreto a voces, pues no hay verdad oculta y menos cuando familia como la de él ha estado entre el Cartel de Medellín y ahora las contrataciones ilegales que hiciera su hermano, el concejal Bernardo Guerra Hoyos con Telemedellín, para lucrar a sus parientes y avanzar en la campaña electoral de Andrés.

En un tuit, Andrés Guerra Hoyos manifestó que en su recorrido por 19 municipios antioqueños, determinó que entre las preocupaciones de la población está “el poder de las bandas criminales”, algo irónico que eso sea mencionado por él, cuando su padre Bernardo Guerra Serna, según el mismo “Popeye” era socio de Pablo Escobar, dentro de esa organización criminal que movía el 80% del mercado de la cocaína a nivel mundial.

Y es precisamente allí donde se ve reflejada su doble moral, pues en cada foro que desarrolla por medio de “Sembremos País” intenta mostrarse como la mansa paloma, pero en realidad, todos sus ingresos monetarios para adelantar su campaña como precandidato en Antioquia, provienen o del Estado de manera ilícita o del narcotráfico que desde su niñez le acompaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *