Carlos Caicedo es recordado por su corrupta gestión como alcalde de Santa Marta

PEscándalos e irregularidades han estado en la vida del excalde de Santa Marta, Carlos Caicedo, y su nefasta gestión, pues, está sólo a un paso de la cárcel o así debería serlo, debido a sus maniobras fraudulentas en la contratación y pago de obras de infraestructura inconclusas, que aparte de no haberse ejecutado en un 100%, no contaban con la debida supervisión.

Pese a que la Fiscalía lo dejó en libertad, los habitantes de la ciudad aún recuerdan la jugarreta y la desastrosa gestión que hizo Caicedo en la localidad, pues, según las acusaciones que se hicieron el año pasado, el también excandidato presidencial, desfalcó al municipio por miles de millones de pesos que en lugar de aumentar el desarrollo de la población, sumó varios ceros en su cuenta bancaria.

Desde el año 2012 a 2015 cuando culminó su período como alcalde, Caicedo se habría embolsillado más de 13 mi millones de pesos, sólo en una de las “obras” de reconstrucción de la calle 22 del centro de Santa Marta, ya que, se terminaron haciendo nuevos pagos a los contratistas por la módica suma de 2.500 millones de pesos y cuyo agravante al parecer presentó una identificación falsa, lo que nuevamente trajo consigo una raya más para el tigre, debido a que, como era de esperarse, fue otro proyecto que jamás llegó a su fase final.

Lo cierto es que Caicedo, trató de disfrazar su gestión por medio de grandes obras que quedaron algunas sólo en maqueta y en los anhelos de los habitantes, mientras Caicedo y sus allegados se gozaban los recursos del Estado, que eran aprobados para el crecimiento que esperaban disfrutar las comunidades y nunca vieron gracias a la “mano peluda” de ese exalcalde.

Promovió la demolición de 5 centros de salud en Mamatoco, La Paz, Candelaria, Taganga y Bastidas, sin embargo, solamente se construyó este último; pero todos estos tenían en común la falta de planeación, inexistencia del concepto de viabilidad técnica por parte del Ministerio de Salud y de la licencia de construcción, lo que ocasionó un detrimento patrimonial cercano a 5.000 millones de pesos.

Su incompetencia también afectó el suministro de agua potable en los sectores del municipio, pues, hasta la fecha aún están bajo los efectos de las malas políticas de Caicedo, en cuanto a la distribución del vita líquido.

La justicia colombiana necesita urgentemente revisión y mano firme ante estos hechos que no fueron juzgados como debían, pues nuevamente un funcionario público vuelve a burlarse de las leyes del país, y muy campante Carlos Caicedo está libre y caminando por las calles sólo con un cargo de conciencia en su cabeza y no con las esposas que deberían atar sus manos por delincuente.

Por: Andy Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *