Sembremos País de Andrés Guerra Hoyos sólo persigue fines políticos no comunitarios

Luego de las últimas elecciones celebradas en el país y en la que el pueblo colombiano apoyó las medidas para constrarrestar la corrupción en todos sus aspectos, se pudiese hacer mención de unas presuntas irregularidades que se presentan en La Fundación Sembremos País, en la cual Andrés Guerra Hoyos se ha basado para recorrer el departamento, con la supuesta intención de ayudar a los habitantes de Antioquia.

La pregunta es que si en realidad lo hace para determinar las problemáticas de los diferentes sectores del departamento y dar solución o si lo hace para gestionar su campaña electoral, que puede decirse lleva más de 3 años en ese proceso.

Aunque en la actualidad figure el nombre de John Wilson Carvajal Ruíz como representante legal, cuando se fundó en el año 2015, Andrés Guerra Hoyos es quien aparece como creador y director de la Fundación.

Para las elecciones de ese año, Sembremos País financió con 10 millones de pesos la campaña de Guerra Hoyos, como consta en los registros del Consejo Nacional Electoral. Su hermano Federico Guerra Hoyos, por medio del programa radial Sembremos País, firmó varios contratos con la Contraloría para pauta pedagógica que oscilan entre un millón 200 mil pesos y 9 millones de pesos.

¿Podría hablarse de una mermelada de medios realizada por el candidato a la Gobernación de Antioquia? Pues al parecer varios de los contratos fueron firmados además con medios alternativos y comunitarios, radios populares, una buena parte está en manos de emisoras, programas radiales, de televisión, pero con un corte netamente político. ¿Dónde queda la pauta pedagógica de la Fundación?

Como era de esperarse, Guerra Hoyos no se rige por los parámetros regulares que manda la ley, al parecer usa la Fundación Sembremos país para hacer politiquería por todo el territorio antioqueño y no para los fines reales de la institución o por lo menos no como en un principio se creó, para dar bienestar sin interés a un pueblo que necesita ser escuchado.

Por Andy Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *