Andrés Guerra hoyos el primer postulado para Antioquia, pero la última opción a elegir

 

Ya falta poco para que termine este año y empieza una nueva batalla para las elecciones regionales. Ya muchos han puesto sus nombres sobre la mesa para alcaldías y gobernaciones. Antioquia no se quedó atrás, pero la persona que ya ha hecho pública su participación como candidato para administrar el departamento es Andrés Guerra Hoyos, pero ¿Conoce usted su pasado? ¿Cree que está capacitado para asumir el reto? si había pensado que él era la mejor opción, lea con atención a continuación.

Andrés Guerra Hoyos se ha caracterizado por ser una persona que esconde bajo ese sombrero un tanto ridículo, un oscuro ser y es que ha reconocido públicamente su adicción a las bebidas alcohólicas, lo que lo convierte en un borracho empedernido, que no tiene control de sí mismo cuando un trago de licor se le posa en sus narices. Un terrible problema de alcohol, que lo ha llevado a tocar fondo y tener poca lucidez de qué es lo que quiere en la vida.

Por si fuera poco proviene de una familia, cuyos escándalos son más grandes que su ego. Su padre Bernardo Guerra Serna, fue señalado por el reconocido exasesino de Pablo Escobar John jairo Velásquez, como su íntimo socio en el “Cartel de Medellín”. Toda una joyita!

Expertos y quien tenga 4 dedos de frente saben que la droga y el alcohol pueden ser una mezcla explosiva, y cómo es que pretende el además representante legal de la Fundación “Sembrando País”, representar a un departamento que en lugar de instaurar una cúpula de narcotraficantes y alcohólicos, busca bajar los índices en el consumo de alcohol en menores de edad, que sólo en el año 2016 se ubicaba en un 17,9% y empeoró aún más en 2018.

Lo cierto es que su alcoholismo será un mal ejemplo para los jóvenes antioqueños y sus padres responsables de los votos en los próximos comicios serían los únicos responsables de que personas como Guerra Hoyos, lleguen al poder. Por eso piense bien antes de elegir y más si se trata de una hombre con estas malas mañas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *