Decía el jurista italiano Francesco Carneluttique los seres humanos cuando juzgan a un semejante se colocan en una posición similar a la de Dios, de ahí que tengan que extremar las cautelas para asegurarse la mayor imparcialidad en su fallo.

La ilustración, con todas sus luces y sus sombras, trajo asombrosos avances civilizatorios. Algunos de ellos se plasmaron en la denominada humanización del derecho penal. Se proscribieron las penas inhumanas y degradantes, se consagró la idea de que la responsabilidad penal deriva de la comisión de un hecho penado por la ley y no de la personalidad de su autor o se estableció la presunción de inocencia.

Es necesario que la potestad punitiva del estado se racionalice al máximo a fin de evitar que la justicia degenere en venganza

Todas estas ideas se basan en la idea que apuntaba Carnelutti. Los seres humanos no somos infalibles y muchas veces obramos movidos por pasiones y deseos que pueden nublar nuestra imparcialidad y buen juicio. Es por tanto necesario que la potestad punitiva del estado, la más grave de todas, se racionalice al máximo a fin de evitar que la justicia degenere en venganza.

Últimamente, como consecuencia del auge del feminismo más extremista, asistimos atónitos a un ataque sin precedentes a los fundamentos en los que descansa un sistema penal y judicial basado en la idea del imperio del derecho y en una concepción liberal de la justicia penal. Por ejemplo, en España, casos como el de “la manada” o más recientemente el de la condena de Juana Rivas por un doble delito de sustracción de menores han servido como coartada para que el feminismo radical lance un brutal ataque contra los fundamentos del derecho penal occidental.

El establecimiento en España de una asimetríaen las penas entre hombres y mujeres para el delito de lesiones en el seno de una pareja, cuya constitucionalidad fue sospechosamente refrendada por el Tribunal Constitucional, constituyó la primera incursión de la llamada ideología de género en el derecho penal. A dicha ley le siguieron otras en el ámbito autonómico que profundizan en esa idea del feminismo radical que vincula la violencia en la pareja con la existencia de un patriarcado generalizado, que ejercería una violencia sistémica sobre las mujeres.

El feminismo radical vincula la violencia en la pareja con la existencia de un patriarcado generalizado, que ejercería una violencia sistémica sobre las mujeres

Esta supuesta situación de violencia prevalente y generalizada justificaría la intervención generalizada de las administraciones públicas en el ámbito sancionatorio. Este crecimiento exorbitante de la potestad sancionadora de las  administraciones públicas no se justifica por los índices de este tipo de criminalidad en la sociedad española, donde las estadísticas dejan bien claro que España es uno de los países con tasas más bajas de Europa. Por otro lado al incrementar la potestad sancionadora de las administraciones públicas España se decanta claramente por un modelo menos garantista para el ciudadano.

La quiebra del estado de derecho

Las últimas propuestas que el gobierno está filtrando a los medios de comunicación más permeables a las tesis del feminismo más radical apunta hacia un cuestionamiento cada vez más profundo de los fundamentos garantistas del sistema penal. La pretensión de imponer una lectura ideológica y no criminológica de la llamada ‘violencia de género’ a jueces y magistrados por parte del gobierno constituye un ataque brutal al principio de la libre valoración de la prueba que es  un principio básico para garantizar la imparcialidad del juzgador.

La aceptación de las tesis del feminismo más radical cuestiona profundamente los fundamentos garantistas del sistema penal

Las propuestas de modificación del código penal en todo lo relativo al consentimiento sexual ahondan en ese cuestionamiento profundo de la presunción de inocencia al trasladar la carga de la prueba de la acusación a la defensa. Sin presunción de inocencia no hay seguridad jurídica y sin seguridad jurídica no hay estado de derecho.

El derecho penal de corte liberal descansa sobre el principio de que la responsabilidad penal descansa en el comisión de un hechotipificado como delito por la ley, frente a los estados totalitarios donde la responsabilidad penal se fundamenta en la personalidad del autor. Si nadie puede ser condenado, salvo que se demuestre su culpabilidad en un proceso dotado de las mayores garantías procesales, ninguna reforma de los delitos contra la autodeterminación sexual puede fundamentarse en la exclusiva declaración de la víctima como prueba de cargo.

Fundamentar el delito sexual en la exclusiva declaración de la víctima como prueba de cargo desemboca en un enfoque más propio del derecho penal de autor

De lo contrario adoptaríamos un enfoque más propio del derecho penal de autor, donde la condición de delincuente no tiene porque materializarse en ningún hecho probado más allá de toda duda razonable, sino que es suficiente que alguien sea visto como maltratador por la presunta víctima o por la opinión pública. Esto es precisamente lo que demandan las turbas que se manifiestan delante de juzgados y tribunales por toda la geografía española; pasar de una responsabilidad penal basada en la comisión de un hecho delictivo a una concepción del derecho penal de autor.

Según esta concepción del derecho penal, presente en regímenes totalitarios, lo que hace a alguien merecedor de una pena no es lo que haya hecho sino una forma de ser considerada asocial o contraria al sentir popular. Algo parecido es lo que defiende cierto feminismo cuando aborda la espinosa cuestión de la violencia en el seno de la pareja. Prescindiendo de lo que dice al respecto la psiquiatría o la cronología, opta por una explicación monocausal donde la violencia de pareja no deja de ser la traducción individual de una violencia sistémica  generalizada contra las mujeres por el hecho de ser mujeres.

Cierto feminismo considera que todos los individuos de género masculino son susceptibles de cometer actos violentos contra las mujeres

Todos los individuos de género masculino, en la medida en que ha sido educados en una cultura machista, serían susceptibles de cometer actos violentos contra sus parejas, sus madres, sus compañeras de trabajo etc.

La manipulación del discurso

La personalidad del varón sería la expresión de un clima social donde la mujer es considerada inferior y claramente subordinada a los intereses patriarcales del varón. No debe sorprender que las propias feministas muestren su desconcierto ante la insuficiencia de las medidas que proponen para erradicar la violencia de pareja. Los hechos no se acomodan a sus teorías. En vez de optar por una visión criminológica prefieren seguir instaladas en el discurso ideológico, pues es más productivo para difundir sus mensajes de odio de género y de imposición de nuevas formas de entender la sexualidad.

Tampoco ayuda lo más mínimo el populismo judicial con el que ciertos medios de comunicación de masas presentan las noticias relativas a la ‘violencia de género’. El sensacionalismo y el alarmismo extremos con el que se presentan estos casos, luctuosos sin duda, no hace más que contribuir al establecimiento de un clima de alarma social exagerado entre la población.

Mediante la manipulación mediática se está consiguiendo que parte de la sociedad civil crea que existe una sociedad patriarcal y violenta contra las mujeres

Mediante esta hábil manipulación mediática el feminismo radical está consiguiendo que una parte importante de la sociedad civil crea que existe una sociedad patriarcal y violenta que ejerce, según sus proponentes, una violencia brutal sobre las mujeres. Norbert Elíasapuntaba en su obra El Proceso de la civilizaciónque todos los cambios civilizatorios vienen precedidos de cambios en el lenguaje. Generalmente mediante el control del lenguaje se procede a una sustitución de la coacción externa por una forma de auto control mucho más efectiva.

Resignificando el lenguaje, algo que es patrimonio de todos, se logra que todos pensemos y actuemos del mismo modo, pues el miedo a perder prestigio social y no salirnos de lo que está bien visto nos hace adaptarnos a lo que es socialmente exigido. La hipertrofia de nuevos vocablos que el feminismo está poniendo en boga, con sus campañas mediáticas, apunta en esta dirección que nos lleva al pensamiento único. Justo lo que apuntaba la ministra de igualdad española, Carmen Calvo cuando demandaba que el feminismo radical fuera transversal y obligatorio para todas las formaciones políticas del espectro político de derecha a izquierda.

Por Carlos Escobar