El gabinete de Duque, cero mermelada para el Congreso

Una vez pasada la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia, y viendo los mal llamados partidos “tradicionales” que el triunfo de Duque era inminente y arrollador, decidieron todos cambiar de bando, abandonar el caballito de la paz y sumarse a quienes han sido sus “enemigos” durante 8 años.
El Uribismo fue prudente, de alguna forma los recibió a todos pero no con los brazos abiertos, contrario a lo que la mayoría esperaría.
Para nadie es un secreto que en este país el Congreso se mueve es por el dinero, los contratos y los puestos, es decir, la burocracia o mejor conocida últimamente, la mermelada. Es así como sobreviven económica y políticamente decenas de congresistas que cuentan siempre con cero voto de opinión, y es asi como el presidente logra el apoyo del legislativo y adquiere la indispensable gobernabilidad.
Mejor dicho, el presidente no reparte ministerios, entidades y contratos entre los congresistas por agradecimiento sino para que estos lo dejen gobernar.
Pero Iván Duque parece estar partiendo en ese sentido la historia de Colombia en dos. Contrario a todos lo pronósticos, Duque no ha designado a un solo ministro de otro partido, y la mayoría de los que ha anunciado son personas técnicas, serias, académicas y que poco o nada han militado en la política. Mejor dicho, salvo contadas excepciones, Duque está armando un gabinete en pro del país y en contra de las maquinarias tradicionales.
Las preguntas que surgen ahora van encaminadas a como va a reaccionar el congreso, de qué van a “vivir” los “honorables” parlamentarios que durante décadas se han atornillado en sus cargos gracias a la burocracia que el presidente de turno les reparte; y la más difícil de responder, cómo va a lograr Iván Duque que ese congreso en su mayoría corrupto e interesado le apruebe todas las reformas que él planea para el país.
Amanecerá y veremos pero por lo pronto, Duque pinta muy bien pero su gobernabilidad no tanto.

 

Por Carlos Escobar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *