El excéntrico alcalde Bucaramanga y su excéntrico secretario social involucrados en problemas de corrupción

Desde hace varios meses vienen apareciendo nuevas y graves denuncias de corrupción que involucran al alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández. Un empresario entre cantinflesco y dictadorzuelo que logro llegar a la alcaldía como outsider con un discurso contra la clase política pero que a juicio de algunos entendidos lo que se ha hecho es un cambio de guardia en las prácticas corruptas. Curiosamente muchas de estas denuncias han sido presentadas por el abogado Carlos Rojas, quien paradójicamente ha sido asesor de varios de los secretarios del pintoresco alcalde.

En su denuncia, el jurista de la capital santandereana señala que inicialmente fue contactado para demandar al alcalde pero que finalmente no se concretó nada, pero según él, cuando le mostraron documentos alcanzó a ver consignaciones donde al mandatario bumangués le habrían girado cheques hasta por 1.000.000 de dólares en paraísos fiscales. Aparecen las consignaciones hechas desde Venezuela, Panamá y Haití, porque las hacía entre unos, un señor exministro de Defensa del chavismo, que a su juicio son personas de dudosa reputación.

Por otro lado, el Ministerio Público atribuyó a Hernández Suárez una posible falta disciplinaria al nombrar y permitir, el sobrino de su secretario Jorge Figueroa, excomisionado de televisión cuestionado por favorecimientos a cableoperdores, Manuel Francisco Azuero Figueroa, se posesionara en dos cargos para ejercer funciones en la administración municipal sin cumplier los requisitos. Azuero Figueroa se desempeña en un cargo inventado para él llamado Jefe de Gobernanza.

Así mismo, el ente de control disciplinario formuló cargos contra Manuel Francisco Azuero Figueroa, quien se desempeñó como Profesional Universitario código 219, entre el 12 de enero de 2016 y el 26 de julio del mismo año y Asesor código 105 de la alcaldía de Bucaramanga, entre el 27 de julio de 2016 y el 2 de marzo de 2017, presuntamente “por haber suministrado datos inexactos y documentación con contenidos que no correspondían a la experiencia exigida para ejercer los cargos señalados, y no haber acreditado que contaba con tarjeta profesional”.

En otro escándalo del controvertido alcalde, que se había hecho famoso como constructor privado, el señor Luis Andelfo Trujillo Rodríguez, colocó una queja disciplinaria ante la Procuraduría General de la Nación, contra el alcalde Rodolfo Hernández, donde afirma que el hijo del alcalde Luis Carlos Hernández Oliveros, su esposa Socorro Olivero de Hernández y sus asesores más cercanos estarían cobrando un corretaje en caso de haberse firmado el contrato para el manejo de los residuos sólidos con la empresa Vitalogic.

Sobre esta denuncia el alcalde Rodolfo Hernández, aseguró que los enemigos de su administración quieren involucrarlo en actos de corrupción. Agregó que no permitirá que sus familiares, como su mamá, abuelita, tía, esposa e hijos hagan presión para favorecer a terceros en la consecución de un contrato. Lo curioso del caso es que este alcalde llegó al poder por medio de un fuerte discurso de lucha contra la corrupción.

Sin embargo, ha trascendido que el hijo del alcalde Luis Carlos Hernández Oliveros y otros asesores cercanos habrían cobrado coimas a una empresa de nombre Vitalogic, la cual estaba interesada en un contrato municipal para el manejo de los residuos sólidos de la ciudad. Por esta, la Procuraduría investiga un presunto favorecimiento hacia dicha firma, desde la misma elaboración de los pliegos de la licitación.

El mandatario local se ha referido a este caso y aseguró que por lo menos él no está involucrado y que no tenía conocimiento en esta trama, dejando entrever que si haya sido posible que otros lo hayan hecho. Vale anotar que este tema es de vital importancia para Bucaramanga, pues esta ciudad vive su quinta declaratoria de emergencia ambiental, pues desde 2011 el Tribunal Administrativo de Santander ordenó el cierre del relleno sanitario que utilizan, pero no han encontrado un reemplazo.

La medida contra Hernández también cobija a José Manuel Barrera, gerente de la EMAB, responsable de la invitación pública 001 de 2017, “para la selección de la nueva tecnología, su implementación y operación, para el tratamiento alternativo de la disposición final y el aprovechamiento de los residuos sólidos urbanos (RSU) en la ciudad de Bucaramanga”, que es el centro de la polémica.

Además sin ningún recato el alcalde Rodolfo Hernández aceptó que por medio de un contrato firmado en una notaría su hijo Luis Carlos Hernández recibiría una millonaria suma de dinero por interceder para que la firma Vitalogic ganara la licitación del manejo de las basuras en la ciudad. Los bumangueses no salen del estupor ante una confesión de tal magnitud que en cualquier otro lado del mundo tendría preso a quien hubiera realizado este acto doloso y tipificado en el código penal como tráfico de influencias y cohecho.

El alcalde como si ignorara que eso puede lindar con el delito de asociación para delinquir dijo cínicamente :“De eso me avergüenzo y pido mil excusas sobre esa acción, pero aquí no se ha perdido un solo peso. Eso fue una acción fallida”, manifestó el ingeniero, que en principio había defendido el acuerdo laboral con Vitalogic. Un acuerdo de corretaje es una especie de pacto por medio del cual una persona se convierte en intermediario para poner en contacto a dos o más personas, con el objetivo de que celebren un negocio. Quien realiza esta intermediación, lobby o cabildeo recibe una compensación a cambio.

Ante la Procuraduría Segunda Delegada de Contratación fue radicada, el pasado 14 de noviembre, una queja disciplinaria en contra del Mandatario de Bucaramanga, en donde señalan a su hijo Luis Carlos Hernández de presuntamente suscribir un acuerdo de corretaje en la firma del millonario contrato entre la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab, y Vitalogic RSU, para construir una planta que transformaría los residuos sólidos en energía eléctrica, en una concesión de 30 años. Acuerdo que no se celebró por una solicitud de la Procuraduría de postergar la adjudicación de ese contrato y que el Alcalde acató.

Una copia de este acuerdo de corretaje se conoció públicamente y en el documento, autenticado en una notaría de Bucaramanga, uno de los hijos del alcalde de la ciudad, Rodolfo Hernández y otros particulares habrían pactado repartir millonarias comisiones devengadas de la firma del millonario contrato de tecnificación de las basuras en el relleno sanitario de El Carrasco.

En el presunto acuerdo de corretaje se consigna la distribución de comisiones por la asignación del contrato de más de 250 millones de dólares. En estas comisiones aparecen presuntamente señalados Luis Carlos Hernández, hijo del Alcalde, Luis Andelfo Trujillo Rodríguez, denunciante y Jorge Hernán Alarcón, asesor contratado por la Emab para el proceso de adjudicación de la licitación de las basuras de El Carrasco.

Según la denuncia, antes de iniciar el proceso de licitación para el tratamiento de las basuras de los municipios de Bucaramanga y el área metropolitana, Luis Carlos Hernández, hijo del Alcalde, así como Jorge Hernán Alarcón, asesor de la Emab para el diseño de la Invitación Pública para la adjudicación del contrato, firmaron con Carlos Gutiérrez, un contrato de corretaje por más 100 millones de dólares que, al parecer, serían entregados al hijo del mandatario local como prima de éxito de llegarse adjudicar el contrato para Vitalogic.

Por: Jose Cuellar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *